Los profesionales de distintas áreas médicas, y también la población general, son cada vez más conscientes de la importancia de implantar tratamientos multidisciplinares a la hora de abordar ciertos problemas o alteraciones relacionadas con ámbitos de la salud muy diversos.

En su día, os explicamos la importancia del trabajo conjunto que realizan los odontólogos y los fisioterapeutas para mantener tu bienestar bucal. Hoy queremos contarte por qué tu hijo puede ser derivado a un logopeda tras acudir a la visita de un dentista, sobre todo si le han recomendado un tratamiento de ortodoncia.

¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo…

¿Cuándo es necesaria la intervención de un logopeda en un tratamiento dental?

La logopedia es la disciplina que se encarga del tratamiento y la corrección de los trastornos que afectan a la voz, la pronunciación y al lenguaje oral y escrito, mediante técnicas de reeducación.

Existen diferentes situaciones que requieren de la acción coordinada de ambos profesionales.

Entre las más comunes encontramos:

  • Mordida abierta: una alteración provocada por la imposibilidad de cerrar los dientes frontales o anteriores.
  • Resalte aumentado: una maloclusión dental que se produce cuando el maxilar superior está adelantado.
  • Alteraciones en la erupción dentaria.

Si mi hijo tiene alguno de estos problemas, ¿a qué profesional acudo primero?

La derivación de un profesional a otro se puede realizar por ambas partes. Por ejemplo, si un niño visita la consulta de un logopeda y este se da cuenta de que tiene alteraciones de dientes, con una exploración inicial puede determinar si sería necesaria una visita al odontólogo para poder desarrollar un tratamiento con éxito.

Lo mismo ocurre en el caso contrario. Si un odontólogo descubre que un paciente que necesita, por ejemplo, un tratamiento de ortodoncia, tiene un mal hábito que afecta a sus dientes, lo correcto sería que lo derivase a un logopeda para que el resultado sea efectivo.

¿A qué edad puede necesitar mi hijo una ortodoncia?

No existe una edad ideal para que un niño se ponga una ortodoncia. Dependerá de cuándo se detecta o se diagnostica el problema, sobre todo en casos en los existe un mal hábito a nivel muscular. Si estos problemas se detectan a tiempo, se pueden corregir maloclusiones que resultarían irreversibles en la edad adulta. Puedes echar un vistazo a nuestros artículos sobre el diseño de sonrisas o la ortodoncia invisible para conocer más detalles sobre este tratamiento.

Tratamientos dentales en niños

¿Cuánto puede durar un tratamiento combinado entre el dentista y el logopeda?

Todo dependerá de la predisposición y la edad del paciente. No durará lo mismo un tratamiento pautado para un niño de cuatro años, menos consciente de su dificultad, que para  un adolescente o un adulto. En este punto tiene mucha importancia el trabajo en casa.

Las familias tienen que implicarse y realizar un seguimiento de los ejercicios marcados en consulta para que se mantengan en el tiempo y se eliminen los malos hábitos de forma definitiva.

¿Qué hábitos pueden influir negativamente en un tratamiento de ortodoncia?

Aquí entran en juego problemas como:

  • La respiración oral.
  • La deglución atípica.
  • La succión de objetos o de los dedos por parte de los niños.

Este último puede causar situaciones de mordida abierta que afectan a los tratamientos de ortodoncia y, si no se corrigen, pueden echar a perder el trabajo realizado.

En la Clínica García Pardellas colaboramos con el equipo de logopedas de Únicos para optimizar los tratamientos. Así podemos ofrecerte una solución multidisciplinar y abordar tu problema desde un enfoque global.

Si crees que necesitas nuestra ayuda, no dudes en pedir cita de forma 100% gratuita para que realicemos un estudio y diagnóstico. Puedes escribirnos a través del formulario de contacto o directamente por Whatsapp. Te estamos esperando.